Etiquetas

martes, 5 de enero de 2021

Sergio Taveras la pasó difícil con el Covid-19

 Alex Rodríguez

Santo Domingo, RD

Al igual que muchas personas, el exjugador de baloncesto Sergio Taveras ignora la forma en la que contrajo el virus que provoca la enfermedad del Covid-19.


De lo que sí está seguro es que en su recuperación intervino la mano divina cuál estratega que trazó las pautas a seguir por los médicos que le ayudaron a recuperar la salud.


“No sentí nunca fiebre ni malestar ni dolores de cabeza, pero tenía una pequeña gripe que se convirtió en neumonía por el Covid”, relata.


“Me hice la prueba de sangre y dio negativo y mi hija María Cristal dio positivo en la PCR. Nos sometimos al tratamiento popular y las dosis de Ivermectina y Azitromicina”, apunta.


“Como tengo un stent en el corazón decidí internarme como prevención por si se me presentaba un problema cardíaco. En ese momento me hice la PCR y dio positivo”, dice el seis veces integrante de la selección nacional que desde 1987 tiene su residencia en la ciudad de Santiago de los Caballeros.


Reconocido por su agresividad, fortaleza y salto en sus días como jugador cuando integró el equipo nacional a los 17 años, el arquitecto y urbanista se enfrentaba al juego de su vida.


“Aunque no eran muchas rastras en los pulmones comencé a tratarme con el protocolo de lugar por el doctor Emilio Arias”, revela.


“Todo iba muy bien hasta los 14 días cuando al médico le dio Covid también. Al ver que se complicaba la neumonía por neumonía aguda por covid, el doctor Bordas me recomendó que me trasladara a la Unión Médica ya que en el Centro Médico no había en ese momento ventilador y por prevención era mejor el traslado”, señala.


“Allá nos atendieron las doctoras Natalia García y Milcis Contreras y el doctor Fajardo, pero ya estaba en una condición extremadamente crítica”, explica Taveras, de 67 años.


Momento álgido

En este punto, el fiero competidor en las canchas tuvo sensaciones nada agradables.


Su salud no mejoraba. El cuadro clínico empeoraba y los intentos médicos fallaban.


Entonces entiende que intervino su dirigente y entrenador en este importante partido: Dios.


“En ese momento no había ningún tipo de esperanza ni solución. Y todo el esfuerzo médico era máximo con nulos resultados”, expresó.


“Habíamos recibido Remdesivir y plasma. El dímero (prueba de coagulación de la sangre) seguía en un valor excesivamente alto. Hubo que volver a comenzar el tratamiento de nuevo y creo firmemente que en este proceso intervino un milagro de Dios”, declara.


“En los siguientes dos días, el dímero bajo a 800 y al tercer día me dieron de alta con 33 libras de menos y una cuenta altísima. Ese equipo médico me saco de debajo de una patana y mi agradecimiento es por siempre”, agrega.


Contrario a la soledad que enfrentan muchos pacientes de la contagiosa y silenciosa enfermedad, Taveras al menos tuvo el consuelo de que, cuál asistente de su entrenador en este desafío (Dios), a su hija María Cristal se le permitió acompañarlo en los últimos cuatro días al ser también portadora del mal.


Fueron en total 18 días que parecieron una eternidad y en las cuales contó, además de sus personales dirigente y asistente, con unos muy especiales compañeros de juego (los doctores) y sus dotes atléticos fueron los medicamentos y tratamientos que le permitieron salir por la puerta del triunfo en el partido más importante de su vida.


Vida deportiva

Nació en Santo Domingo, el 24 de enero de 1953 e ingresó a la selección nacional en 1971 como un centro de 6-2 de estatura y 187 libras.


Participó en los Centrobasket de 1971 en Venezuela y 1973 en Puerto Rico, los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1974 en Santo Domingo y 1978 en Medellín, Colombia, el Campeonato Mundial de 1978 en Manila, Filipinas y los Juegos Panamericanos de 1979 en San Juan, Puerto Rico.


En el baloncesto distrital se inició con San Lázaro en 1966, entre 1971 y 1973 estuvo con los Astros de Montecarlo y en el primer torneo superior (1974) vio acción con el equipo de Las Gacelas.


Al año siguiente fue cambiado a Naco y su último año lo jugó con Arroyo Hondo (1982).

Desde el 2004 también ha integrado las selecciones nacionales de maxibaloncesto en diferentes certámenes mundiales y continentales.


SEPA MÁS


Misceláneos de un deportista


Edad

Nació en la ciudad de Santo Domingo en 1953, de manera que el próximo día 24 cumplirá 68 años.


Posición

Su corpulencia y fiereza debajo del tablero posibilitaron que se

desempeñara como centro, pese a que solo medía 6-2 de estatura.


Selecciones

Fue parte de los equipos dominicanos en Centrobasket 1971, Centrobasket 1973, Centroamericanos 1974, Centroamericanos 1978, Mundial 1978, Panamericanos 1979.


Equipos

San Lázaro (1966-70), Astros (1971-73), Gacelas (1974), Naco (1975-81), Arroyo Hondo (1982).


Profesiones

Sergio se graduó de Arquitecto y Urbanista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario