Etiquetas

miércoles, 27 de enero de 2021

Cancillería reorganiza su nómina y proyecta ahorros por RD$2,600 millones este año

 Juan Eduardo Thomas

Santo Domingo, RD

La Cancillería dominicana está inmersa desde agosto pasado en un proceso de reestructuración interna. Las razones se encuentran en la desproporcionada nómina de empleados adscritos a la sede central y al servicio en el exterior.

Aquel conocimiento público, casi universalizado, de que República Dominicana tenía un nómina en diplomacia que competía con las grandes potencias del mundo era cierto y ayer, Roberto Álvarez, ministro de Relaciones Exteriores del país, aportó datos para entender la magnitud del asunto.


El ejemplo que pone es la Organización de Naciones Unidas, la más grande agrupación de países que existe en el planeta tierra. Allí Estados Unidos tiene acreditadas a 122 personas, que le constituyen en la nación con el número más elevado de funcionarios. Esa lista la sigue China, con 99; Rusia, con 78 empleados y, en cuarto lugar, codo a codo con esas tres potencias mundiales, la República Dominicana con 68 personas.


El canciller Álvarez explica que República Dominicana llegó a tener a 12 embajadores alternos ante la ONU, cuando el país con mayor número llegó a registrar solo 3.


Roberto Álvarez dice que ahora mismo ese número de funcionarios locales en la ONU debe estar entre 17 o 18 personas, una reducción  del 73 por ciento del personal.


Y de la ONU a cualquier otra gran legación el alto patrón de nombramientos parecía ser el mismo: los vicecónsules en Nueva York o en cualquier otra ciudad europea lo atestiguan en los registros del Mirex.


Basados en esa realidad, dice el canciller dominicano, se pasó a una revisión profunda del material humano con que cuenta el país para sus asuntos diplomáticos. Y el resultado ha sido la desvinculación de 285 empleados asignados a la sede del ministerio. Esas cancelaciones representan poco más de 15 millones de pesos cada mes.


En el servicio exterior los números son más altos: 765 personas fueron desvinculadas, lo que permite ahorros por 3.4 millones de dólares cada mes.


Cuando se mira al año, la proyección sobre los ahorros de personal innecesario y que no cumplía con funciones reales asciende a 2,600 millones de pesos, apunta Miguel Núñez Herrera, jefe de gabinete del Ministerio de Relaciones Exteriores.


El canciller dominicano señala que uno de los mayores problemas que fue acarreando esa nómina supernumeraria fue la desmotivación del personal capacitado que sí cumplía con funciones, que en ocasiones se encontraba con que otros servidores, que asistían a laborar, cobraban más que ellos.


“Esto ha roto la tradición del servicio exterior y está creando la nueva mística en la Cancillería”, dice Álvarez al participar en el Desayuno del Listín junto a Miguel Núñez Herrera, jefe de gabinete del Mirex y en el que participaron Manuel Corripio, presidente de la Editora Listín; Miguel Franjul, director del periódico; Fabio Cabral, subdirector y Juan Eduardo Thomas, editor jefe.


“Tener en cada sede al personal indicado, no excediendo los números porque eso desmoraliza a los buenos. Cuando tienes gente que te llega, que no hace nada, y está ganando más que tú, qué tipo de mística puedes tú generar en ese equipo...”, dijo.


Y otro de los problemas que han encontrado las nuevas autoridades del Ministerio de Relaciones Exteriores es la inexistencia de una base de datos del personal del servicio exterior que les permita saber, por ejemplo, cuántos años de trabajo en un mismo lugar tiene el personal dominicano.


“Ha sido dificilísimo saber qué tiempo de permanencia en lugar tienen los funcionarios”, advierte el canciller Álvarez. Dice que incluso han encontrado a personas con 26 años de trabajo seguido en el mismo destino. “Cambiar eso va tomar tiempo… es una labor forense prácticamente lo que hemos estado haciendo”, indica.


Lo consular


El canciller informa que otra de las medidas que están decididos a cumplir es la designación de, por ejemplo, personal consular que no sea residente permanente en el país en que le tocará servir y que no cuente, mucho menos, con la ciudadanía de ese país.


Ese particularmente fue un tema recurrente que encontraron en los Estados Unidos, indica. Y el ejemplo debieron comenzarlo los cónsules designados en Nueva York, Eligio Jáquez y Alfonso Rodríguez, en Los Ángeles, quienes tenían residencias norteamericanas y debieron renunciar a ellas para asumir sus funciones.


Lo mismo ocurrió con el cónsul designado en Barcelona, España, César Baltazar Méndez Pérez.


“Todos los vicecónsules con residencia permanente entregaron esas residencias para asumir los puestos”, revela el canciller.


“Estados Unidos decía no le damos la carta patente y sin la carta patente no pueden hacer nada. Eran botellas, puras y simples. Yo se lo expliqué al presidente Abinader, lo entendió y lo asumimos como una política de gobierno y de Estado”, dijo.


Otro tema ligado al de los consulados es el del necesario establecimiento de tarifas unificadas por el cobro a servicios. Álvarez lo comenta como un guiño a la nota editorial del diario Hoy, publicada el lunes.


El canciller dijo que trabajan para lograr unificar las tarifas por los cobros de servicios. “Hacia ahí vamos. El pasaporte debe tener un mismo costo en todas partes. La visa igual, son sellos que se les mandan a los consulados, la legalización deberían ser los mismos (precios)”, explicó.


DATOS


Promoción.


La Cancillería ascendió a 10 ministros consejeros de la carrera diplomática a embajadores.


Preparación.


Los embajadores del país reciben entrenamientos y capacitaciones sobre la nueva política exterior.


Ahorros.


Servicio exterior     2,433


Sede local              183.3


Total                         2,616.9


/Datos expresados


en millones de pesos. Proyección a 12 meses.


No hay comentarios:

Publicar un comentario