Etiquetas

jueves, 12 de noviembre de 2020

Una noche entre retenes

 Adriana Peguero

Santo Domingo, RD

Los 238 días de cuarentena que ha vivido la República Dominicana muestran el cansancio y fatiga que existe entre el personal asignado a los retenes instalados en el Distrito Nacional, a juzgar por sus actitudes y dejadez con las que se instalan cada día en sus puestos.


Los equipos compuestos por guardias y policías, literalmente “bajaron la guardia”, lo cual se puede observar por el desdén con que realizan el trabajo de supervisión y fiscalización cada noche, para evitar que las persones que no tienen permiso para transitar, permanezcan en las vías públicas en horarios no permitidos.


La muestra más evidente es que ya los retenes se instalan con diez y hasta 30 minutos después de iniciado el toque de queda, tanto los fines de semana como en días festivos o laborables.


Otro caso es que en puntos donde estos puestos de control operaban con equipos en ambas direcciones, últimamente se coloca uno solo o ninguno.


Tal es el caso de “La cabeza del puente de la 17”, donde fue instalado un retén ampliado con personal en ambas direcciones, pero tanto el día cinco del mes en curso cuando fue visitado por los periodistas de LISTIN DIRAIO, como en los subsiguientes, no había reten pasados 20 minutos de haber iniciado el toque de queda.


Esa debilidad es aprovechada por los ciudadanos desobedientes para transitar a pie o en vehículos, pasadas las 9:00 de la noche, sin el temor de ser apresados.


De hecho, las personas que quieren violar el toque de queda sin ser fiscalizados por las autoridades, ahora les resulta muy fácil, pues poco a poco los retenes han sido desmontados de puntos estratégicos, incluyendo los que conectan el Distrito Nacional con algunos municipios de la provincia Santo Domingo, como es el caso de los puentes Juan Bosch y Duarte, donde el equipo de periodistas estuvo el pasado lunes festivo, por lo que el toque de queda iniciaba a las 7:00 de la noche.


En este punto a las 6:49 llegó una sola unidad de la Policía Nacional, mientras el tránsito transcurría normal, mientras los pocos agentes de la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (DIGESETT) apostados en el lugar bajo la lluvia y sin capa, intentaban controlar a los conductores que circulaban a toda velocidad.


Las dos vías custodiadas


Al desdén, la instalación tardía y al cansancio que muestran los policías y militares, se suma también que los retenes o puestos de control del Distrito Nacional están concentrados en su mayoría en las avenidas 27 de Febrero y John F. Kennedy, dejando solitarias otras arterias troncales del casco urbano de esta ciudad, donde en horarios del toque de queda se observan peatones y vehículos circulando.


El trabajo de observación que realizaron los reporteros de LISTIN DIARIO inició la noche del jueves y finalizó el pasado martes y el panorama que observaron fue el mismo en todas las avenidas visitadas.


A inicio del toque de queda, se forman largos embotellamientos en los puntos de revisión instalados, pero una hora más tarde, los conductores son libres de cruzar casi todos los retenes sin ser supervisados.


Mientras que en días lluviosos, los equipos compuestos por hombres y algunas mujeres, “sueltan en banda” los chequeos, porque carecen de capa de protección y en vista de eso se meten dentro de las unidades de la Policía Nacional o se guardan debajo de los elevados y túneles.


La noche del martes, todos los elevados de la Kennedy fueron dejados abiertos al tránsito y los conductores obviaron circular por la vía baja, porque allí corrían el riesgo de ser fiscalizados. En días anteriores los elevados han sido abiertos uno tras otros paulatinamente.


¿Dónde están los retenes ubicados actualmente?


En la avenida Padre Castellanos, antigua 17, opera un solo retén en la intersección de la calle Yolanda Guzmán, a pesar de ser una zona donde el tránsito es fluido, pues está rodeada por numerosas barriadas.


Para un conductor encontrarse con otro puesto de chequeo en esa línea, debe llegar hasta la avenida John F. Kennedy con Máximo Gómez, el cual cubre norte-sur y este-oeste y el siguiente se encuentra en la esquina Ortega y Gasset, pero en dirección este-oeste, por lo que los vehículos que cruzan por ahí en otras tres direcciones, no son fiscalizados.


Más adelante, pero en la intersección con Abraham Lincoln existe un puesto de fiscalización, en dirección este-oeste, el cual se instaló el día en que se hizo el recorrido, pero el retén sur-norte fue colocado a las 9:40 de la noche.


El retén más exigente está ubicado en el kilómetro 9 de la autopista Duarte, justo al frente del destacamento.


SEPA MÁS

Otros retenes

En la avenida Máximo Gómez están los retenes de la Kennedy y la 27 de Febrero, así como en de la George Washington, el reto de las intersecciones está sola. En la avenida Nicolás de Ovando hay un retén en dirección oeste-este cerca de la avenida Máximo Gómez, y el segundo opera en la esquina con Ortega y Gasset.


En la Kennedy

En dirección oeste-este, en la avenida John F. Kennedy hay instalados otros dos retenes, frente a Claro y el segundo frente a la estación del Metro, que opera en forma ocasional.


No hay comentarios:

Publicar un comentario