Etiquetas

domingo, 1 de noviembre de 2020

Maradona, un “D10s” especial

 EFE

Reportajes

La vida de Diego Armando Maradona ha sido un complicado carrusel en el que ha tocado el cielo y también los terrenos más bajos, aunque siempre mostrando su gran corazón. El “Pelusa” prepara una campaña solidaria coincidiendo con su 60 cumpleaños.


 “Tengo el honor de anunciarles que el próximo 30 de octubre, el día de mi cumpleaños, arranca la campaña `Las Diez del 10`”, anunciaba Maradona  en su cuenta de Instagram el pasado 7 de octubre, una iniciativa solidaria promovida por el “Pelusa”, junto a Cruz Roja, y que comenzará con la entrega, en la zona bonaerense de  Villa Palito, “de tres camiones llenos de elementos de higiene, alcohol en gel, lavandina –lejía- y tapabocas”.


Esta será la primera acción de una campaña que va a recorrer diez ciudades argentina en la que no podrá participar el “Diego”. “Lamentablemente, por este virus maldito, yo no voy a poder estar”, confirmaba Maradona, quien reconocía en su cuenta de Instagram que “NO” tenía coronavirus.


A pesar de su ausencia, Maradona se ha volcado en la campaña “Las Diez del 10”, una muestra más del gran corazón que siempre ha mostrado el astro argentino, aunque muchas veces no haya sido comprendido, como explicaba en su libro autobiográfico “Yo soy el Diego”.


 “A veces pienso que toda mi vida está filmada, que toda mi vida está en las revistas. Y no es así, ¿eh?, no es así. Hay cosas que están sólo acá adentro, en mi corazón, y que nadie sabe”, una narración que viene a explicar muchas de las cosas que han pasado en la vida del “dios” argentino ahora que cumple 60 años.


DOS RELATOS DE SU VIDA


Maradona nació en Villa Fiorito, en la periferia de Buenos Aires, el 30 de octubre de 1960, ahora hace seis décadas, un día para la historia del fútbol, porque en esa fecha comienza la vida de uno de los mejores, sino el mejor. Un futbolista inigualable, insuperable, indescriptible, inalterable en la cancha, aunque con un relato muy distinto sin el balón por medio.


Porque el “Pelusa”, el “Pibe de Oro”, el “D10s” ha tocado lo más alto y se ha arrastrado por los bajos fondos. Como crack del fútbol, Maradona fue el mago que lideró a la selección argentina en el Mundial de 1986 en México donde, gracias, en parte, a la “Mano de Dios”  y  el “gol del siglo XX”, ambos ante Inglaterra, ganó la Copa del Mundo.


"Con el tiempo dije que el segundo gol a Inglaterra fue para que después no digan que les había hecho un gol con la mano, jaja”, explicaba Maradona el pasado junio con motivo del 34 aniversario de aquel majestuoso gol. ”Creo que fue justo para eso, así no tenían excusas. Más no le puedo pedir a la vida", explicaba el ahora entrenador de Gimnasia y Esgrima La Plata.


Su paso por Argentinos Juniors, Boca Juniors, F.C. Barcelona, Nápoles, Sevilla, Newell´s Old Boys y, de nuevo Boca Juniors, es el pasaje del Diego futbolista,  alcanzando grandes éxito como su etapa napolitana donde ganó dos "Scudetto".


Pero detrás del Diego futbolista asoma una historia de penumbra, de dejadez, al límite, donde Maradona  se instaló en un  “túnel” en el que estuvo peleando “para no morirme”, como confesó a la presentadora argentina Susana Giménez, en 2004, para recuperarse de su adicción a las drogas. “Yo vi la muerte, te juro que vi la muerte”, confesó Maradona. Sólo el “Barba” (Dios) decidió que no era “mi hora", aclaró el “Pelusa”.


El argentino ha sido el más grande dentro de un campo de fútbol, junto con Pelé, Di Stéfano, Cruyff y actualmente Messi (el orden varía según quien opine), pero fuera de su deporte no ha dado la mejor imagen que se esperaba del gran ídolo de masas que ha sido. "Nadie me hará creer, nunca, que mis errores con la droga o con los negocios, cambiaron mis sentimientos. Nada. Soy yo, Maradona", ha insistido el “Pelusa” en repetidas ocasiones.


Para Maradona, el mes de octubre es clave en su vida. Además de ser el de su nacimiento, fue el de su debut en la primera división argentina, el 20 de octubre de 1976, con la camiseta de Argentinos Juniors. También de su estreno en el Sevilla, el 4 de octubre de 1992 y en Newell´s Old Boys, el 10 de octubre de 1993.


Además, el 25 de octubre de 1997 jugaba su último partido, con Boca Juniors, se retiraba del fútbol, pero otra fecha del noveno mes del año destaca en su biografía: el 28 de octubre de 2008 era presentado como seleccionador argentino, cargo que ocupó hasta 2010.


"Estoy orgulloso de haber sido siempre fiel a mis convicciones, a mis virtudes y a mis defectos”,  dejó escrito en su autobiografía, una palabras que coinciden con uno de sus últimos mensajes en Instagram, donde tiene seis millones de seguidores,  el pasado 17 de octubre.


“Los que me quieren repiten una y mil veces que yo apoyé a todos los partidos políticos que gobernaron en la Argentina.  Dicen que yo fui peronista, que fui radical, que fui liberal. Y, en realidad, al que apoyé SIEMPRE fue a mi país, sin importar quien gobernara. Yo no fui a golpearles la puerta y a pedirles una foto, fueron ellos los que me invitaron”.


MARADONA, ENTRENADOR


Tras su retirada en 1997, después de participar en cuatro Copas del Mundo con Argentina (España´82, México´86, Italia´90 y Estados Unidos´94),  Maradona no ha podido alejarse de su gran pasión, el fútbol. El “Pelusa” ha entrenado a varios equipos y en diversos países, aunque su paso por la selección argentina en el Mundial de Sudáfrica 2010 esté como el hecho más significativo.


Tras entrenar al Deportivo Mandiyú (2004), Racing Club (1995), la selección Argentina (2008-2010), el Al Wasl (2011-2012) y el Al Fujairah (2017-2018) de los Emiratos Árabes, y a los Dorados de Sinaloa mexicanos (2018-2019),  actualmente está al frente del Gimnasia y Esgrima La Plata de su país, club con el que tiene contrato hasta diciembre de 2021. “El hincha de Gimnasia me hace recordar al napolitano por su pasión”, reconocía el “Pelusa”.


Padre de cinco hijos con cuatro mujeres: Dalma y Giannina con Claudia Villafañe; Diego Fernando, de Verónica Ojeda; Jana, con Valeria Sabalain, y Diego Armando, de Cristina Sinagra, el exfutbolista mantiene distancia con Dalma y Giannina, y con la madre de éstas, Claudia Villafañe, de quien se separó en 2003 después de catorce años de matrimonio y a quien ha acusado de estafarlo. Actualmente, el “Diego” ha vuelto con Verónica Ojeda, con quien ha pasado el confinamiento por la covid-19.


Al margen de las diferencias con sus hijas, Maradona quiere seguir disfrutando del fútbol y olvidar su pasado con las drogas. “A los chicos les digo no a la droga, no. Ustedes no tienen participación con la sociedad, no tienen participación con la familia, eso lo aprendí de mi vieja, porque yo no soy maleducado, soy mal aprendido. Y yo cuando tomaba falopa (cocaína) no tenía nada, era un zombi. No la prueben", reconocía en una entrevista con el canal de televisión TyC Sports en diciembre de 2019.


A sus 60 años, el “Diego” quiere ver el lado positivo. “Algunos cuentan las veces que te caíste. Otros, las veces que te levantaste”, ha dejado escrito en su cuenta de redes sociales un hombre al que los argentinos consideran su “dios”, con sus defectos y sus virtudes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario