Etiquetas

domingo, 23 de agosto de 2020

Marlon Brando, El Director

 Diego Galán y Alberto Abuín

Madrid, España

Una curiosa película, que al cabo del tiempo ha sido mucha más apreciada que en el momento de su estreno (1961), constituirá la máxima atracción de este fin de semana televisivo, en lo que a películas de largometraje se refiere. 


El rostro impenetrable es la primera y única película dirigida por el actor Marlon Brando, que gozaba en aquellos años de una cierta popularidad admirativa frente a otra que le consideraba una estrella pedante y excesiva; esta segunda corriente prevaleció al juzgar su trabajo en One Eyed Jacks (título original de la cinta). 


Su barroquismo, su imaginativa visión del mundo del Oeste quiso entenderse sólo como resultado de su pretenciosidad antes que como creación inteligente y sobria. Veinte años después, El rostro impenetrable aportará probablemente nuevos puntos de vista que, desgraciadamente para Brando, no podrán ser contrasta dos con obras posteriores. Desalentado por el escaso éxito obtenido, marginó sus aficiones de director para limitarse a trabajos interpretativos, en los que sí llegó, al cabo de los años, el envanecimiento insufrible. 


La historia del filme 


‘El rostro impenetrable’ (‘OneEyed Jacks’, 1961) es un proyecto que sufrió mil cambios antes de terminar siendo lo que es: uno de los westerns más extraños jamás filmados. Su gestación partió de la novela ‘The Autentic Death of Hendry Jones’ de Charles Neider, obra que en realidad hacía referencia sobre las andanzas de Billy el Niño. El primer guión fue escrito nada más y nada menos que por Sam Peckinpah, por aquel entonces un completo desconocido en el mundo del cine, aunque no en el de la televisión. Como director hizo acto de presencia Stanley Kubrick que ni corto ni perezoso echó al futuro director de ‘Grupo salvaje’, quien en años posteriores reconoció dos secuencias del film como suyas. En 1973, Peckinpah hizo ‘Pat Garret y Billy the Kid’, donde curiosamente rescató a dos de los actores secundarios de ‘El rostro impenetrable’. 


Pero Kubrick no pudo terminar la película porque chocó de narices con alguien cuyo ego y narcisismo superaban con creces a los del director de ‘Senderos de gloria’: Marlon Brando, que como era el que mandaba, le dio un puntapié a Kubrick, y el mundo entero se quedó sin saber qué habría hecho éste con un western. Aún así, en el resultado final quedaron resquicios del talento de dos personalidades que darían mucho que hablar en años posteriores. 


Pero la inexperiencia de Brando como director fue notada por todo el equipo de rodaje, que tuvo que aguantar como Brando se extendía en los días de filmación, o como se pasaba horas sentado frente al mar preparándose psicológicamente para una secuencia (los inconvenientes del Actor´s Studio). Con todo lo problemático que fue el rodaje y la postproducción, hay que decir que ‘El rostro impenetrable’ es una gran película, no exenta de fallos, pero con un poder de fascinación que aún a día de hoy sigue totalmente vigente. 


El filme narra la historia de una amistad traicionada, la de Rio y Dad Longworth, dos bandidos que huyendo en México de un robo, uno de ellos (Longworth) tiene que dejar al otro atrás para ir en busca de ayuda. Pero Dad decide dejar a Rio a su suerte, quien pasa cinco años en una prisión mexicana, hasta que un día huye de ella, y busca a Dad para vengarse. Como puede verse, éste era un material idóneo para que Peckinpah realizase el guión, aunque la escritura final es de Guy Trosper y Calder Willingham, quienes bajo la supervisión de Brando (uno de los actores más poderosos que ha existido), quisieron plasmar un western atípico, con buenos no muy buenos, y malos no tan malvados. Una historia compleja llena de grises, tal y cómo lo expresaba Brando, quien se quejó de que al final la productora hiciese una película más accesible y convencional de lo que él realmente hizo. Su montaje tenía una duración de cinco horas, quedando la cosa en dos horas y cuarto. Probablemente estaríamos hablando de una película totalmente distinta a la que tenemos, pero nunca sabremos si mejor o peor. En el primer caso, tendría que haber sido una obra maestra.


LA FICHA

Título en inglés: One-Eyed Jack. País: Estados Unidos. Año: 1961. Duración: 141 minutos. Director: Marlon Brando. Guión: Calder Willingham, Charles Neider y Guy Trosper. Reparto: Marlon Brando, Margarita Cordova, Karl Malden, Timothy Carey, Ben Johnson, Sam Gilman, Miriam Colon, Hank Worden, Katy Jurado, Elisha Cook Jr., Slim Pickens, John Dierkes, William Forrest, Rodolfo Acosta, Larry Duran, Pilar Pellicer y Ray Teal.


Sinopsis: En Sonora, México, en 1880, tres hombres asaltan un banco. La policía mexicana los persigue, mata a uno de ellos y se lanza a la búsqueda de los otros dos, Rio (Marlon Brando) y Dad Longworth (Karl Malden), que pierden su caballo después de que éste sea alcanzado por un disparo. Ante la imposibilidad de huir los dos en el mismo animal, pactan que Longworth se adelante, consiga dos monturas frescas y vuelva a por Rio. Pero Longworth incumple el acuerdo y huye con el dinero, por lo que Rio es capturado y encarcelado. 

Otra 


 


No hay comentarios:

Publicar un comentario