Etiquetas

lunes, 10 de agosto de 2020

García, otro bolerito con una gran historia

 Ramón Rodríguez

Santo Domingo, RD

El dominicano Jhonson García es uno de esos “boleritos que se la buscaban” en las anchas de tenis y que después terminaron siendo grandes y exitosos jugadores de ese deporte.


La vida que inició encaramándose en una verja para ver los juegos de tenis en las canchas del Santo Domingo Tennis Club (La Bocha), luego recogiendo las pelotas que salían del área de juego por algunos pesos y que posteriormente le convirtieron en uno de los prominentes jugadores del equipo nacional, paseándose por importantes escenarios internacionales de ese deporte, representando a la República Dominicana.


Como muchos otros, García que el primero de octubre cumplirá 40 años y que comenzó su vínculo con el tenis como un intruso, mirando desde una verja, hoy tiene una prominente academia en el exclusivo estado de la Florida, en Estados Unidos, donde lleva residiendo seis años. Antes pasó 15 años en Nueva York.


En este tiempo de la pandemia del Covid-19, Jhonson debió cerrar por poco más de un mes las actividades en el Browmard Country donde da clínicas y lleva poco mas de un año impartiendo la enseñanza del tenis a niños, adolescentes y adultos. Tiene un club de tenis independiente que lleva el nombre de Lighthouse Point Yacht Club y una academia que se llama JGTA, las iniciales de su nombre.


Trabajo intenso


“Aquí llevo una vida intensa, trabajando mucho con gente de diferentes edades y nacionalidades”, afirma García, quien es el entrenador del equipo nacional femenino de tenis.


El ganador de medalla de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Maracaibo 1998 presume de progreso que van teniendo sus proyectos que acogen a jugadores de talento, pero también a muchas personas de diferentes edades, incluyendo de la tercera edad que pasan por su academia.


Junto a Connors


“Aquí tuve el privilegio de compartir unas clínicas con -el laureado tenista- Jimmy Connors. Hicimos una clínica de tenis en Boca de Ratón Resort Club. Fue emocionante compartir con él”, aprecia García que entre los años 2002 y 2005 se convirtió en el mejor jugador de las zonas de Nueva York, New Jersey, Pennsylvania y Maryland.


García que fue miembro del equipo nacional de tenis, llegó a jugar con equipos en Italia y Alemania en los años 2010 a 2016, ayudando a esos equipos a ganar varios eventos.


En su academia tiene varios colaboradores, entre los que se encuentran los coaches Carlos Ramírez, Anastasia Goncharova y Felipe Frías, además de los trainers Igor Baranovski y Jeff Drock.


Tiene en su haber el ser el primer tenista dominicano en llegar entre los mejores 500 en el ranking ATP (Asociación de Tenistas Profesionales) del mundo.


Otros logros


García ganó medalla de oro en sencillos del torneo de tenis de los Juegos Centroamericanos y del Caribe celebrados en Maracaibo 1998. También ganó medalla de plata en dobles masculino, formando pareja con Víctor Estrella.



 

Previamente, “fui campeón de todas las categorías (10, 12, 14,16 y 18 años)”, recuerda el connotado tenista dominicanos que se inició en 1987 como jugador cuando tenía 7 años, en las facilidades de”La Bocha”, donde se había iniciado como “bolerito”.


Tan solo jugando en torneos en la región del Caribe llegó a estar entre los mejores 200 del mundo en la categoría junior, recuerda Jhonson, quien se vio obligado a retirarse en el 2008 por una lesión en su mano derecha donde tenía problemas de ligamentos y tendones, aunque continuaba jugando algunos eventos como parte del equipo dominicano.


SEPA MÁS


Retirado desde el 2008.


Mejores 200.


Tan solo jugando en torneos en la región del Caribe llegó a estar entre los mejores 200 del mundo en la categoría junior.


Escapado para jugar.


Recuerda que tuvo un padre exigente del que se escapaba para irse al tenis.


Limones y arenques.


Del negocio de su padre tomaba limones y de una tabla de las cajas de arenque hacía una especie de raqueta para jugar. “Así aprendí a golpear una pelota”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario