Etiquetas

jueves, 27 de agosto de 2020

Covid-19 castiga sin piedad y se atestan centros de Santiago

 Ricardo Santana

Santo Domingo, RD

Mientras en los barrios muchas personas violan el toque de queda y la Po­licía y otros entes oficiales siguen arrestando a ciuda­danos y cerrando negocios que permanecen abiertos fuera del horario restringi­do, las clínicas y hospitales públicos locales continúan llenándose de pacientes con síntomas de corona­virus.


Médicos, enferme­ras y ciudadanos están a la espera de la apertura del laboratorio para las pruebas PCR en el Hos­pital Regional José Ma­ría Cabral y Báez, que es una de las áreas que aún no terminaron las pasa­das autoridades cuan­do iniciaron su remoza­miento, que duró siete años y quedó a media construcción.


El expresidente de la Regional Norte del Cole­gio Médico Dominicano (CMD), Manasés Peña, dijo que la situación del Covid-19 es grave en la zona, principalmente en Santiago. Peña llamó a la pobla­ción para que colabore con las autoridades y los médi­cos, y que además de usar mascarillas mantengan el distanciamiento físico esta­blecido y se laven constan­temente las manos como medidas de prevención.


Lamentó que muchas personas no cumplan los protocolos sanitarios esta­blecidos, lo que trae como consecuencia que en los in­formes diarios de Salud Pú­blica se reporten nuevas muertes y contagios que preocupan a la gente.


Sigue flujo de contagios


En tanto, otros médicos, enfermeras, bioanalistas y personal administrativo de centros de salud públicos y privados, dijeron al Listín Diario que diariamente re­ciben personas infectadas del virus y otras acuden con síntomas.


En lo referente al local Hospital Cabral y Báez, mé­dicos explicaron que están a la espera de la designación de un nuevo director y se quejaron de que el labora­torio para realizar las prue­bas PCR no está funcionan­do, además de que carece de equipos.


Dijeron que esa es una de las áreas que aún falta por terminar en ese centro, y que a pesar de ser some­tido a un proceso de remo­delación por el Gobierno pasado, hace siete años, no ha sido terminado. Eje­cutivos de centros de salud privados de Santiago in­formaron que han adicio­nado camas en las Unida­des de Cuidados Intensivos y otras áreas especializa­das para atender a pacien­tes de coronavirus, debido a que los casos continúan con tendencia al alza.


Situación en los barrios


En muchos barrios de Santiago no se cumple el to­que de queda ni el distan­ciamiento físico, mientras la Policía y el ministerio pú­blico dicen que diariamen­te apresan a decenas de per­sonas y cierran negocios por violación al decreto que res­tringe el tránsito de perso­nas.


Pero también es notorio que fuera del horario del to­que de queda muchas per­sonas se aglomeran frente a sus residencias para inge­rir alcohol y compartir en grupos, sin el uso de cubre­bocas.


Sin embargo, se desta­ca que la mayoría de esta­blecimientos comerciales de Santiago restringen la entrada de clientes que no portan mascarillas.


De lunes y viernes, el to­que de queda comienza de 7:00 de la noche a 5:00 de la mañana, y los sábado y domingo de 5:00 de la tar­de a 5:00 de la mañana.


La Policía informó que to­das las noches apresa a de­cenas de personas por vio­lar el decreto que restringe el tránsito de personas, y que ha cerrado negocios.


Mientras, miembros del Cuerpo Especializado en Seguridad Turística comien­zan a bajar a personas del Monumento a los Héroes de la Restauración, faltando entre 10 y 15 minutos para caer la tarde.


 ACTITUDES


 Descontento en la población

 Retando al peligro.


“Que quieren que ha­ga la gente, hasta esto quieren prohibir, re­crearse, faltan 15 minu­tos para las 7.00 de la noche; vivo cerca y no hay mucha gente aquí, además todo el mundo tiene su distanciamien­to”, gritó una mujer re­sidente en la urbaniza­ción La Zurza, cercano al Monumento.


Pero en los barrios de Santiago, la gente sigue inhiriendo alcohol, bai­la, juega barajas, dominó y hace otras actividades, sobre todo en los callejo­nes de sus viviendas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario