Etiquetas

viernes, 24 de julio de 2020

Aneury: del béisbol a reparar viviendas

Pedro G. Briceño
Santo Domingo, RD
“Mi amor y que vamos ha­cer ahora”, le habría di­cho con preocupación el jugador Aneury Tavárez a su esposa, tras ser cesan­teado por los Sea Dogs Portland, sucursal Doble A de los Medias Rojas de Boston.

Ella, conociendo del his­torial laborar de su espo­so, fuera del béisbol, de manera rápida le externó, que tenía un amigo que es manager de una empresa de reparación de viviendas y otros tipos de labores, “si quieres puedes irte a tra­bajar con él”, le informó.

Corría el 2019 y Aneu­ry apenas bateaba .192 (93-14) con Portland al momento de ser aparta­do de la nómina, el matri­monio cuenta con un ni­ño, Alexander, de apenas un año y ha como de lugar había que echar hacia ade­lante con el sostén de la fa­milia.

El, quien viene de una familia honrada y laborio­sa, no lo pensó dos veces en que si llegó un receso forzado en su profesión de pelotero, entonces si hay otros trabajos que realizar hay que seguir hacia ade­lante.

En su caso, es si el béis­bol se te niega y te cierra las puertas de manera mo­mentánea otros trabajos pueden esperarte con los brazos abiertos.



Aprendió con su padre
“Desde pequeño, diga­mos que 7 u 8 años he es­tado en medio de labores de construcción con mi pa­pá, al principio caminando de la mano con él y en la medida en que crecía, en­tonces me insertaba más ya en las funciones”, ex­presa Tavárez al Listín Dia­rio, un jardinero que has­ta hace poco era miembro de las Estrellas, pero fue transferido a las Aguilas.

Ante la existencia de la pandemia y la no celebra­ción del torneo de béisbol en México, adonde actua­ría con los Generales de Du­rango, Aneury enfrenta un nuevo desempleo en el pa­satiempo, pero ha retorna­do a las labores con el cono­cido de esposa.

“Lo hacemos de lunes a lunes, en estos momentos estamos culminando la re­paración de un garaje y tra­bajamos en reparar casas”, agrega el hijo de don Justo Tavárez, un maestro cons­tructor de extensa trayecto­ria en su natal Santiago.

“Peor era quedarme en la casa con los brazos cru­zados, pensativo”, señala el pelotero, quien cada día sale con el mismo amor a realizar lo que pudiera lla­marse la parte B de su re­pertorio laboral.

Una foto posteada por Aneury hace unos días en su cuenta de Instagram, en ac­ciones de trabajos causó re­vuelo entre muchas perso­nas y de inmediato acaparó la atención de personalida­des de la vida pública, cole­gas del béisbol, así como un par de decenas de publica­ciones digitales.

La gráfica, unida a un mensaje escrito por el pa­trullero que llamaba a los deportistas, principalmente a sus colegas peloteros, que en esta época del Covid-19 se encuentran sin trabajos a que se integren a cualquiera de los oficios que en su niñez y juventud aprendieron con la intención de mitigar cual­quier escasez de labores.

Más de 12,000 men­sajes y me gusta atrajo la mancuerna de foto y texto solo en unos cuantos días en que las convirtió en vi­ral. “Cuando subí la foto no lo hice con la intención de ganar más suscriptores a mi Instagram, más bien quise servir como un men­sajero de aliento para mis colegas, muchísimos de ellos se encuentran en sus hogares, sentado sin ha­cer nada, principalmente aquellos que no han de­vengado mucho dinero en el béisbol”, agrega el juga­dor de 28 años y quien por nueve campañas ha re­corrido las Ligas Menores con conjuntos de las orga­nizaciones de los Orioles, Boston.

“Una vez mi papá me di­jo que por lo único que de­bes sentirte avergonzado es porque te encuentren ro­bando, pero por el hecho de que te vean trabajando no tenga vergüenza, hoy so­mos muchos los atletas sin un empleo, si tienes fami­lia que mantener no puedes quedarte sentado en tu ca­sa esperando por una opor­tunidad, sino llega a su ho­gar sal a buscarla”, habría posteado Aneury, a quien no le importa que lo vean con ropa de trabajo y sucio en las calles. Algunas per­sonalidades, entre las que mencionó a Nelson Javier ( El Cocodrilo), peloteros co­mo Eduardo Núñez, Melky Cabrera enviaron mensa­jes emotivos que fortalecen la postura del jugador ante la situación que padece el mundo.

 SEPA MÁS
Bendición, ahora con las  Aguilas
Sueño hecho realidad
Para Tavárez su traspaso a las Aguilas se convirtió en un sueño hecho reali­dad, mudarse desde San Pedro de Macorís hasta su ciudad natal ha sido todo una bendición.

Polonia y Tejada, sus ídolos
Aneury creció observan­do jugar a Luis Polonia y a Miguel Tejada, de ellos radica su condición de gran aguilucho.

De Luis dijo que es el ejemplo más idóneo pa­ra los jugadores de baja estatura como es el pro­pio Aneury. “De Polonia aprendí que el tamaño no es óbice para lograr su sueño”, señala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario