Etiquetas

Ferretería Andres

Grabación de Eventos

lunes, 4 de marzo de 2019

Alternativa para tratar males de alto costo

Rosanna Herrera | Especial para LD
Santo Domingo
El tratamiento de enfermedades complejas que demandan altos costos debe ser tomado como una prioridad en la agenda pública. Según el Programa de Medicamentos de Alto Costo y ayudas médicas Directas del Ministerio de Salud Pública, en la actualidad alrededor de 50 patologías como linfomas, distintos tipos de cáncer o artritis reumatoide entran en esta categoría.

Si bien es cierto que lidiar con enfermedades un poco más complejas, ya genera un desgaste psicológico y emocional entre los enfermos y su entorno, las limitaciones económicas frente a los altos costos de algunas de éstas terminan convirtiéndose en una barrera adicional. Según informaciones recogidas entre algunos pacientes oncológicos, los tratamientos de enfermedades graves o poco conocidas pueden tener un costo de hasta RD$2,000,000.00 de pesos al año. Así lo destaca Pía, paciente con cáncer de seno, quien señala: “Mi tratamiento, sumando estudios, honorarios consultas, honorarios del doctor, cirugías, quimioterapia y medicamentos, ya gasté por encima de los dos millones de pesos”.

También menciona que gracias a su seguro de salud, pudo costear, en la mayoría de los casos, las prescripciones del médico, aunque mensualmente asumía otros gastos que no eran cubiertos por su Administradora de Riesgos de Salud (ARS). “Los medicamentos que me ponían en la clínica el día de la quimioterapia, más el que me llevaba a la casa, costaban unos RD$30,000.00 cada mes y en adición a eso, otros para proteger el estómago”.

Una alternativa para los altos costos de estos tratamientos fue referida por José Ramírez, director del Hospital Oncológico Heriberto Pieter, en un artículo de su autoría, en el que considera a los biosimilares como una opción confiable en la aplicación de las terapias para las que están destinados. Y dice que son “una solución ante los altos costos de los medicamentos originales”. Además, sugiere que “el país debe actualizarse para incorporarlos como alternativa de tratamiento”.

ACCESO A TERAPIAS
Testimonios sobre el problema
Disponer de este tipo de medicamentos no solo puede beneficiar de una manera palpable a los pacientes con enfermedades graves en el acceso a terapias más económicas para tratarse, sino que también su inclusión al país puede aportar hasta un 40% a la reducción del gasto sanitario nacional.

Además de Pía, están los testimonios de Ayanis y de Neila. Estos tres pacientes han vivido en carne propia lo que significa enfrentar una enfermedad de alto costo, sin tener los recursos económicos necesarios para ello.

Ellos son solo tres de los muchos dominicanos que viven esta experiencia mientras batallan también con su enfermedad.



Fármacos biológicos para tratar males costosos
Uno de los casos identificados sobre las vicisitudes que afrontan quienes pagan un alto costo por enfermedad, es el de Ayanis, de 27 años, quien fue diagnosticado de linfoma Hodgkin en etapa avanzada en julio 2018. El linfoma Hodgkin es un tipo de cáncer ligado al sistema inmunitario que afecta al tejido linfático.

Ayanis señala que el proceso no ha sido fácil, ya que ha cambiado su vida de manera significativa, al punto que desde su diagnóstico se encuentra de licencia médica. “La doctora me recomendó que no saliera a la calle, por mi bajo nivel de glóbulos blancos, a consecuencia de las quimioterapias. Hubo momentos en los que no me podían ni visitar, ya que cualquier enfermedad normal o simple me podía afectar de manera más grave”.

Con relación a los gastos en los que incurrió destacó: “en mi caso particular, la quimioterapia que me indicaron los médicos tiene un costo de RD$30,000,00. El seguro me cubre un 15% y solo tengo que pagar la diferencia, que corresponde mensualmente a unos RD$10,000,00”.

Dentro de lo tormentoso de las enfermedades de alto costo también se pueden encontrar pacientes que han tenido que luchar contra el cáncer en más de una ocasión, como es el caso de Neila, a quien se le han detectado múltiples cánceres en los últimos 6 años. “Mi segundo caso fue un tumor en el ovario izquierdo, muy raro, ya que ese tumor afecta en un 98% a los hombres en los testículos y en un 0.02% de las mujeres y a mí se me desarrolló”.

La lucha contra estos distintos cánceres ha cambiado su vida de una manera drástica; en el aspecto emocional y económico. “Lo que tú entiendes que era primordial para ti, ya no lo es y las cosas que tienen valor son aquellas que la gente no ve, que es el dar un abrazo, el decir te quiero, el decir te amo, una sonrisa todo el tiempo, la familia - esas son las cosas que realmente tienen valor, no las cosas materiales que solo son banalidad”. También, relata el impacto que ha tenido el cáncer en su estabilidad financiera. “Mi vida ha cambiado muchísimo, de hecho, el seguro no me cubre más y debo financiar de manera personal las quimios que me hacen falta”, expresó Neila.

Los tratamientos a los que se ha sometido a lo largo de los últimos seis años van desde RD$14,000.00 hasta RD$200,000.00, siendo este último el costo de cada quimioterapia para el cáncer de hígado.

Luz en las tinieblas
Aunque no ha sido el caso de ninguno de estos pacientes, los tres indican que hay otras personas que no tienen la facilidad de asumir los altos costos que representan los tratamientos para estas enfermedades, y que hay pastillas postquimioterapia que pueden llegar a costar hasta RD$120,000.00 al mes.

A pesar de que en el proceso del desarrollo de sus propios tratamientos aprendieron muchos términos y conceptos médicos relacionados a su condición, ninguno de ellos había oído sobre los biosimilares; no obstante a que son una opción de tratamiento igual de seguros y eficaces que el original, aunque con precios más económicos.

En la actualidad, gracias a los grandes beneficios de los medicamentos biosimilares, países altamente regulados como los de la Unión Europea, Estados Unidos, Australia y Corea del Sur los han aceptado como una opción que ofrecen en sus sistemas de salud. A esta medida también se han unido otros países de la región como Argentina, Paraguay, Brasil, México, Colombia y Ecuador.

Las principales agencias reguladoras, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés), avalan la seguridad y eficacia de los biosimilares para la aplicación en tratamientos de enfermedades de alto costo, lo que brinda la certeza de que estos fármacos biológicos son una opción para que los pacientes mantengan la esperanza en esos momentos tan difíciles de sus vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario