Etiquetas

Ferretería Andres

Grabación de Eventos

martes, 30 de octubre de 2018

La hipocondría a temprana edad

En otras ocasiones hemos tocado este tema, pero ahora analizaremos el hipocondríaco que se enfoca en cada síntoma o manifestación de su cuerpo y lo percibe como algo grave o como una posible enfermedad.

Estas personas son incapaces de controlar sus miedos y preocupaciones. Las visitas a diferentes especialistas médicos se vuelven parte de su rutina.

Hay familias propensas a la hipocondría, y el asunto se agrava en momentos en los que, como ahora, abundan los virus y cunde el pánico aun cuando sabemos que hay afecciones que no representan peligro para el país o nuestra comunidad.

Es tanto así que los temas de conversación giran en torno a enfermedades, visitas a médicos y síntomas padecidos por unos y otros. Y claro, lo disfrutan.

La hipocondría está también asociada a un miedo desmedido a la muerte, al dolor y al sufrimiento. Ahora bien, ¿qué pasa en estos tiempos difíciles que estamos viviendo, en los cuales es una realidad la cantidad de virus y enfermedades que cada día surgen y que están afectando a la humanidad?

Tomar las medidas posibles de prevención que están a nuestro alcance es lo que debemos hacer. No podemos permitir que el miedo se apodere de nosotros, ya que ello paraliza. Las medidas que debemos tomar son fáciles y tienen que ver con una buena higiene y una sana alimentación para cuidar nuestro cuerpo. Por el otro lado, debemos cuidar nuestras emociones, ya que mente y cuerpo se afectan mutuamente.


Entendiendo que la mente es poderosa, vamos a cuidar nuestra higiene mental. Asumamos posturas positivas, no permitamos que el miedo tome el control de nuestras vidas.

CUIDAR LOS HÁBITOS
Para vivir una vida plena y feliz hay que cuidar inclusive los hábitos de higiene. Por otro lado, lo que no podemos controlar no nos debe angustiar. Si la persona vive angustiada y ansiosa por el temor a enfermarse debe visitar a un especialista en el área de la salud mental que ayude a desmontar esos temores infundados, ya que sí se puede vivir al 100 %.

Psicóloga Carmen Virginia Rodríguez

No hay comentarios:

Publicar un comentario