Etiquetas

Ferretería Andres

Grabación de Eventos

viernes, 6 de julio de 2018

El reto de comer saludable siendo joven

Laura Ortiz Güichardo
aura.ortiz@listindiario.com
Santo Domingo
Entre universidad, trabajo y demás actividades extracurriculares, los jóvenes viven una vida muy ajetreada que algunas veces hace que restaurantes de comida rápida y ‘food trucks’ se vuelvan la opción más factible a la hora de comer.



Aunque mantener una dieta balanceada resulta todo un reto cuando ya se han creado malos hábitos alimenticios, poner la salud por encima de las hamburguesas, papas fritas y pizzas, que a pesar de hacer un “bien” al paladar, son sumamente dañinas para el organismo, puede ser una iniciativa que el cuerpo agradezca desde el primer día.

Si bien es cierto que normalmente se tiene la creencia de que para estar sano hay que restringirse y solo ingerir vegetales, te aviso que no es así. Alimentos como las habichuelas, el arroz y las pastas también aportan los nutrientes necesarios. Eso sí, lo importante es hacerlo en porciones moderadas.

De acuerdo con la nutrióloga Taiana Ubiñas, como en todas las edades, durante la juventud es de vital importancia llevar una alimentación adecuada y equilibrada, ya que en esta etapa se experimentan muchos cambios, tanto físicos como psicológicos, además de ser una edad en la que se está en constante movimiento.

Muchas veces, más que para buscar un bienestar físico, los jóvenes recurren a su consultorio con el propósito de mejorar su apariencia. Aunque las mujeres son quienes se preocupan más por su estado físico, los hombres no se quedan atrás.  La especialista le atribuye esto a la presión social de verse bien para ser aceptados; lo que entiende que debe corregirse, ya que la motivación siempre debe ser la salud y no la belleza, puesto que el buen estado físico simplemente es un “plus” de la buena alimentación.

Por otra parte, Ubiñas resalta que la idea de que comer saludable es muy costoso es simplemente un mito. Lo ideal para reducir gastos es que todos en casa coman lo mismo, aunque en proporciones diferentes, dependiendo de las necesidades de cada uno.

“Si hacemos un sondeo de un carrito de supermercado de una familia normal promedio, veremos un cargo económico bastante alto, mientras que en uno en la que todos los integrantes se cuidan y comen lo mismo, veremos una baja importante en los gastos”, asegura.

Sobrepeso. 

Datos ofrecidos por la Academia Americana de Psiquiatría de Niños y Adolescentes estiman que entre un 16 a un 33 por ciento de los jóvenes tienen sobrepeso, convirtiendo la obesidad en la responsable de más de 30,000 muertes anuales. Aunque esta puede darse por factores genéticos, el aumento en peso no saludable normalmente es producido por una dieta inadecuada, donde se consumen más calorías de las que el cuerpo puede quemar.

¿Qué motiva a la juventud a comer sano? 
Todos los jóvenes concuerdan en que al comer saludable se eliminan las sensaciones de fatiga y cansancio que normalmente trae como consecuencia la comida chatarra.

Comer bien para sentirse mejor
“Aunque nunca me he preocupado demasiado por mi apariencia, decidí mejorar mi alimentación porque cuando no comía sano siempre me sentía cansada. Ahora que tomé la decisión de llevar una vida saludable siento que mi memoria es más activa. Realmente todo mi cuerpo se reactivó y puedo salir a hacer ejercicio y no sentir esa horrible fatiga que antes me perseguía”, expresa Anyelina Tejeda, de 21 años.

Para Pedro Muñoz, de 20 años de edad, una buena alimentación representa mucho más que solo verse bien, y aunque siempre ha tratado de comer balanceado por su estatura, ha sido difícil mantenerse en su peso ideal. Sin embargo asegura que lo tedioso es empezar, porque una vez que creas el hábito, se hace mucho más fácil continuar con él.

Por otra parte, Francis Villa, de 18 años, dice que a pesar de ser atleta, cambiar sus costumbres alimenticias le ha ayudado bastante con su rendimiento físico.

“Como soy corredor, no puedo notar mucha diferencia entre cuando como bien y cuando no, ya que igual quemo las calorías, pero al consumir alimentos con las proteínas que necesito me siento mucho más activo y menos cansado al hacer ejercicios”, expresa.

A su vez, invita a la juventud a sacar cuentas de todo lo que derrochan en chucherías y tomen consciencia de que posiblemente gastan mucho más de lo que podrían invertir en comida sana, que de paso ayudará a mejorar su calidad de vida.

CARGO DE CONSCIENCIA
 “Muchos adolescentes mantienen una postura frente a sus allegados de que no les importa su salud,  y es todo lo contrario.

Generalmente estos tienen cargos de consciencia por sus malos hábitos alimenticios, que casi siempre se dan como reflejo de una situación emocional que los aqueja”.

 Expresa Tahiana Ubiñas, nutrióloga.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario