Etiquetas

Ferretería Andres

Grabación de Eventos

martes, 8 de mayo de 2018

El Yubazo crece y paraliza docencia

Adriana Peguero
adriana.peguero@listindiario.com
Cambia Garabitos.. San Cristóbal
Hace más de una semana que los estudiantes de la escuela María Trinidad Sánchez, de Pueblo Nuevo,  no asisten a clases, porque el río Yubazo “no da paso”.

Son alrededor de 300 niños que están en una especie de toque de queda dentro del pareje El Papayo, cuya situación se repite años tras años cuando el río hace crecidas.

Sin embargo, los padres arriesgan sus vidas cada día, porque para abastecerse tienen que lanzarse a las aguas turbulentas del río para llegar hasta las comunidades Don Gregorio y Pueblo Nuevo, y otras de este municipio, donde compran el GLP, alimentos y otros servicios de requerimiento diario.

“Nos sentimos trancados aquí en El Papayo. Estamos presos en nuestras casas, pero hay casos como el mío y el de otros cabezas de familia, que vencemos el miedo y nos lanzamos al río para abastecernos de alimentos. Pero lo que más nos preocupa es que nuestros niños pierden clases continuamente, porque nunca hemos tenido un puente para cruzar”, dijo Francisco Díaz García.

De su lado, Ramón Cuevas Lara manifestó que aunque los niños pudieran cruzar, no se atreverían a dejarlos que tomen clases en el centro educativo, que está a unos 10 metros del río Yubazo y temen que en una creciente los arrastre.

Los habitantes de Pueblo Nuevo manifestaron también que viven con el temor de que el Yubazo penetre un día a su comunidad y los arrastre, porque poco a poco ha ido socavando y acercándose a sus viviendas, a punto de que numerosas casas han sido arrastradas en antiguas crecientes y a la cancha le queda poco para desaparecer.

La señora Martha Guzmán tiene hongo en los pies; su casa está húmeda, fría y huele mal.

Viacrucis en Moscú
A sus 66 años de edad, la dama cuenta que ha visto su vivienda inundarse en el barrio Moscú, más de 200 veces, con el agravante de que en la calle Cinco, donde habita, las aguas duran hasta dos meses para secarse, siempre que no vuelva a llover.

“Yo estoy cansada de empacar y desempacar; estoy cansada de andar con mis cuequitos de aquí para allá y de allá para acá. Sólo le pido a las autoridades que se apiaden de nosotros y nos construyen el sistema de drenaje pluvial”, pidió.

Los afectados de esta barriada esperan que las aguas bajen para volver a sus casas, pero a otros les parece normal convivir dentro sus viviendas inundadas y caminar por las calles anegadas sin protección.


El Gobierno, a través de Comedores Económicos, suple alimentos cocidos a las familias que habitan en los sectores de esta provincia que resultaron afectados por la inundaciones.

El director de la entidad, Nicolás Calderón, dijo que por instrucciones del presidente de la República, Danilo Medina,  han distribuido más de 500 raciones diarias.

Lluvias tienden a disminuir
La Oficina Nacional de Meteorología pronosticó que hoy  empezará a disminuir gradualmente las precipitaciones. Sin embargo, el Centro de Operaciones de Emergencia mantiene alerta amarilla y verde para 18 provincias, porque seguirá lloviendo en algunas regiones, sumado a la saturación de los suelos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario