Etiquetas

Ferretería Andres

Grabación de Eventos

lunes, 30 de abril de 2018

Plantea programa aséptico en hospitales

Doris Pantaleón
Santo Domingo
El salubrista y epidemiólogo Carlos Feliz Cuello destacó como una necesidad que cada centro de salud, público o privado, disponga de un programa efectivo de prevención y control de las infecciones, para evitar que los pacientes se infecten y mueran a causa de infecciones nosocomiales.

El especialista, quien dirige el Programa de Vigilancia, Control y Prevención de Infecciones Intrahospitalarias del hospital Infantil Robert Reid Cabral, dijo que en ese control, un aspecto determinante es la cloración del agua utilizada en el centro.

Cree que debe hacerse una vigilancia activa, con énfasis en los servicios críticos, como Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos (UCIP), servicio de Recién Nacidos, Unidad de Cuidados Intensivo Neonatal (UCIN), servicio de quemados, cirugía, oncohematología, neurocirugías, hemodiálisis, diálisis peritoneal, urología, y las salas clínicas.



Dijo que  ese tipo programa debe estar integrado por personal de salud, con formación en control de infecciones y que, en el caso del hospital Reid Cabral, está integrado por cinco personas.


Lamentó que el país no haya un protocolo para el tratamiento del agua en los hospitales y que muchos centros a quien tienen como responsable de la vigilancia de las infecciones es a una enfermera o a un médico, porque no se comprende la complejidad e importancia de ese trabajo.

Dijo que el mantener un centro de salud con los niveles controlados de bacterias e infecciones, implica  un trabajo colectivo, que incluye desde el auxiliar de limpieza, porteros o seguridad, hasta las enfermeras, médicos residentes y familiares de los pacientes.

Feliz Cuello asegura que donde no hay programas bien estructurados, las tasas de infecciones nosocomiales representan un 10, 20 y 25 por ciento, y las defunciones se disparan por encima del 10 por ciento.

Puso como ejemplo el hospital donde labora, en el cual, asegura la tasa de infección está en 1.84 por ciento, siendo eso un privilegio, si se  compara con tasas de otros países que oscilan entre 7 y 20 por ciento.

Su clave, agregó,  ha sido el control de la cloración de agua con un nivel que le permite mantener a rayas el desarrollo de brotes.

Foto: Externa

Doctor Carlos Feliz Cuello

No hay comentarios:

Publicar un comentario