Etiquetas

Ferretería Andres

Grabación de Eventos

lunes, 19 de marzo de 2018

Misión estadounidense construye casas a personas necesitadas

Santiago. La misión iniciada hace diez años por feligreses de iglesias de New Jersey de construir viviendas a personas necesitadas de comunidades del Distritito Municipal Jacagua ha rendido sus frutos, coronados con la casa número cien a una familia de escasos recursos.

Familias que antes vivían en casuchas de yagua, canas, pisos de tierra, sin ventanas ni servicios básicos en comunidades como El Aguacate, Salamanca y San Francisco, hoy día tienen mejores condiciones de vida, al pasar a vivir en casas construidas en madera y habilitadas con mobiliarios de primera necesidad, como camas, sábanas, colchas, ya que muchas contaban con una sola cama para sus numerosos familias. A la fecha, han invertido cerca de un millón de dólares, el cincuenta por ciento en materiales y el otro monto en vuelos y dietas de los misioneros, que optan en venir aquí con sus propios recursos a hacer la altruista labor, en vez de venir a vacacionar

La obra fue iniciada por la americana Anne Dice, quien conoció las citadas comunidades durante su servicio como voluntaria del Cuerpo de Paz, y al concluir este, regresó  al país, pero representando su iglesia San Peter, y con el apoyo del presidente de asamblea Mario Almonte, quien identificó las necesidades, inició el proyecto que con el tiempo fue ganando adeptos de otras iglesias del citado estado norteamericano, formando una fusión de nueve iglesias, que durante el año llegan al país a construir casas, aportando todos los recursos de los materiales, costeándose sus viajes y con sus propias manos hacen la obra. Este año, vendrán 150 misioneros al país, a construir un total de 18 casas.



 “Al regresar le pregunté a Mario como podíamos ayudar a la comunidad, me dijo que en loma necesitaban casas, fui a mi iglesia y  pregunté si querían iniciar una misión de construir casitas y dijeron que si y en el 2008 hicimos la primera. Es una llamada de Dios, nos sentimos muy bien porque estamos haciendo su llamado, no es una obra de Anne, ni del equipo de trabajo”, expresó Dice.

Al entregar la casa a la familia formada por Bernarda Núñez y Wellington Peña, Anne Dice informó que cada voluntario tiene que luchar por conseguir fondos para la obra, con venta de café dominicano o larimar en sus respectivas iglesias, o haciendo otras actividades benéficas, y que costean sus vuelos, los materiales para hacer la casa, la comida, el transporte, un dinero de amor por cada casa donde se hospedan mientras hacen la labor.

Para Kevin Layton, quien inició como voluntario y ya ha venido en varias ocasiones liderando grupos de su iglesia, es un honor y privilegio ser parte de la misión, ya que pueden ayudar a las familias a mejorar su vida. Al igual que él, otras personas como Janet Ingersoll Gregas y Paulette Harland, vienen con sus misiones en diferentes meses del año a sumarse a la casa.

Mario Almonte, quien junto a Anne inició la obra, y actualmente está postrado en una cama por problemas medulares, dijo que Dios quería que él le sirviera a la comunidad, y agradeció a Anne por ven ir propiciar la obra para que hoy cien familias sigan albergándose en su propia casa.

Aporte a la educación

Otro aporte muy importante de la misión es a la educación, ya que becan niños y adolescentes para que estudien inglés en diferentes escuelas de idiomas de Santiago, teniendo 34 becados actualmente, y a la fecha un total de 50, con los que ya han terminado; pero para que más personas puedan estudiar, la misión se ha propuesto construir su propia escuela en Los Cocos de Jacagua, la cual iniciarán en el mes de junio en un terreno que adquirieron, y estará dotada de dos aulas, una biblioteca, salón de estudio bíblico, taller para enseñar artesanía y media cancha de baloncesto, con la esperanza de ampliarla en el futuro. A la fecha tienen el 40 por ciento de los recursos de la escuela, y seguirán recaudando para ver si pueden iniciar las clases en septiembre.

Además de las casas, los voluntarios hacen significativos aportes a la comunidad de Los Cocos, donde se hospedan en casas de diferentes familias que los acogen, ya que los empleados y autobuses que utilizan para movilizarse son de aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario