Etiquetas

Ferretería Andres

Grabación de Eventos

viernes, 12 de enero de 2018

Una visita al museo Eugenio María de Hostos en su aniversario

Santa Marte
Mayagüez, Puerto Rico
Ciudad de playa, bosques tropicales, arte y cultura. Así es definido Mayagüez, un municipio autónomo ubicado al Este de Puerto Rico, que también cuenta con un aeropuerto Internacional llamado Eugenio María de Hostos en honor a este ilustre ciudadano de América, al que también, entre otras cosas, le honran con un museo, lugar que se convierte en una cita obligada para el visitante a la isla.

El Museo Eugenio María de Hostos se encuentra a solo 30 minutos de la sultana del Caribe, como también le llaman a Mayagüez, enclavado en las más altas montañas del barrio Cañas Arriba, lugar donde en 1839 nació el hombre que, además de luchar por la libertad de América, también defendió los derechos humanos y la educación de la mujer.

En Cañas Arriba, nombrado así por el nombre del río que lo bordea, los padres de Hostos tenían su finca agrícola. En principio el lugar era utilizado por intelectuales que cada año se reunían para hablar sobre su vida y obra, hasta que el gobierno municipal decidió construir el museo, un lugar que perpetua el legado de este maestro de maestros nacido un 11 de enero de 1839.


Al llegar allí, tras recorrer unos 30 minutos entre montañas y frondosos bosques que envuelven la carretera 106, nos recibe un monumento elaborado en aluminio y bronce. La parte de aluminio representa el mapa de América, inspirado en el cuento infantil “El Barco de Papel”.

Fue inaugurado en el 2006, y cuenta con un anfiteatro, donde cada año se realiza un seminario internacional sobre la vida y obra de Hostos, una biblioteca, un salón de actos, una sala con una réplica de los muebles que usaba, sala de exposición itinerante, un hermoso patio o paseo con vista al bosque.

También posee la sala de exposición permanente Hostos Vive, donde se exhiben parte de sus pertenencias, como cartas, manuscritos y decenas de publicaciones, una tarja simulando un libro abierto que contiene su semblanza escrita por una de sus nietas, Teresa de Hostos, entre otros atractivos.

El huracán María, ocurrido el pasado 20 de septiembre, ha dejado desolación y tristeza para muchos residentes en la isla, pero este museo hace que aún permanezca su encanto. Las autoridades luchan para que todo vuelva a la normalidad y los turistas sigan visitando el país para que sigan nutriéndose de sus hermosos paisajes y riqueza histórica, como lo es este museo, el cual está abierto de lunes a domingo y tienen excursiones a cuyos visitantes les enseñan el legado de Hostos, quien ayer cumplió 179 años de su natalicio.

Mayagüez es una de las ciudades menos afectadas por el fenómeno que generó graves daños a las infraestructuras y carreteras en este país, por lo que aún puede ser un punto de destino para los que aún no han visitado la isla.

Con Hostos (1839-1903) de por medio, dominicanos y puertorriqueños hacen uno solo, y es que, aunque nació en esta isla, sus restos posan en el Panteón Nacional junto a los padres de la Patria, decisión que él mismo dejó escrita en una carta donde indicaba que solo lo trajeran aquí si su país era libre.

Más de Hostos

Estudió derecho en la Universidad Central de Madrid, fue periodista y maestro. Decía que la educación era el instrumento para que toda América se desarrollara y fuera libre. Como periodista escribía ensayos en la prensa, sobre las ideas que se necesitaban para lograr el cambio en la región. Murió en 1903, a la edad de 64 años en República Dominicana, a donde llegó tres años antes luego de luchar por la independencia de su país y no lograrlo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario