Etiquetas

Ferretería Andres

Grabación de Eventos

miércoles, 17 de enero de 2018

Los jonrones no serían suficientes para Sammy

Joe Posnanski
La repentina y sensacional llegada del dominicano Sammy Sosa en 1998 fue una de los eventos más impactantes del béisbol en el último cuarto de siglo.

Antes de la temporada de 1998, Sosa ya había demostrado que era un buen pelotero. Había dejado ver su trueno, pegando 40 jonrones en 124 juegos en 1996. En las tres temporadas previas a aquel verano de 1998, promedió 37 bambinazos y 110 carreras remolcadas por año.

Sin embargo, a nadie fuera del norte de Chicago parecía importarle aquello. Por un lado, aquellos números no fueron muy exclusivos entre 1995 y 1997. El mexicano Vinny Castilla tuvo promedios similares. El venezolano Andrés Galarraga y el puertorriqueño Juan González tuvieron estadísticas similares, entre muchos otros. En total, 16 peloteros promediaron 30 cuadrangulares por campaña entre 1995 y 1997, mientras que 24 promediaron 100 impulsadas.

Mientras tanto, Sosa no era precisamente una persona popular en Chicago. La gente pensaba que su desempeño no igualaba su potencial. Venía de firmar un contrato por US$42.5 millones en 1997, por lo que “Sosa no merecía aquel enorme contrato” era un tema candente en los programas deportivos en las emisoras de Chicago. Varios también señalaban que “Sosa estaba desperdiciando su talento”. En una historia publicada en el periódico Chicago Sun Times semanas antes del inicio de la temporada de 1998, lo describieron como “egoísta”, “pelotero unidimensional”, “demasiado enfocado en el dinero”, además de asegurar que “nunca pegaba jonrones en momentos importantes”, entre otras cosas.


“¿Qué es lo que la gente quiere de mí?”, se preguntó Sosa.

En dicha historia, Sosa es retratado como un jugador dolido por toda la situación. “Lo que me molesta es que la gente no me quiere dar el crédito que merezco”, dijo. “Soy la clase de pelotero que juega todos los días, que juega fuerte cada inning. ¿Por qué no reconocen eso? No lo sé, pero es algo que quiero saber”.

Lo que hace extraordinaria la historia del Sun-Times es que el dolor de Sosa se puede sentir.

Sobre sus compañeros, Sosa dijo lo siguiente: “Estoy dispuesto a hacer todo por mi equipo. Seré honesto con ellos. La gente se confunde porque no hablan conmigo. Soy un ser humano. Tengo sentido del humor.

Lo único que pido es que hablen conmigo. Soy una buena persona”.

Y esto dijo sobre los fanáticos: “A la gente que quiere más de mí, tengo que decirles que no puedo ser Superman”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario