Etiquetas

Ferretería Andres

Grabación de Eventos

lunes, 13 de noviembre de 2017

Ecocardiografías para detectar malformaciones

Rosanna Herrera | Especial para LD
Santo Domingo
Gracias a los avances de la ciencia hoy en día tanto la comunidad médica como los padres tienen la opportunidad de saber a tiempo cómo se desarrolla su hijo en el vientre de la madre con tan solo un diagnóstico de una ecocardiografía 3D o 4D.

Muchas madres que viven la ilusión de traer al mundo tanto a un niño como a una niña, muchas veces se afanan más por hacer este tipo de examen para guardar la foto del bebé para la posteridad o tan solo fantasear antes de su llegada con sus facciones, pero estos estudios van más allá de este sentimiento y duda por lo desconocido, pues las ventajas de estas ecocardiografías es que sirven también para detectar malformaciones congénitas y patologías desde que se forman.

De acuerdo al médico imagenólogo Guillermo Asmar Fernández, las ecografías 3D y 4D son una técnica que permite ver una imagen tridimensional y en movimiento del bebé que aún está en el vientre de su madre, logrando así de este modo dar un mejor seguimiento y representación de la actividad fetal.


En este sentido el especialista dice que hay una diferencia entre una ecografía 3D y una 4D, ya que existen tres dimensiones espaciales, indicando que la ecografía 3D muestra imágenes en estas tres dimensiones; mientras que la 4D no es más que la misma 3D en tiempo real. Las ventajas de estas para detección de malformaciones es la imagen similar si fuese tomada por una cámara fotográfica, mostrando detalles anatómicos que se evidencian en estas patologías.

Las patologías que se ven
Asmar Fernández  explica que las ecografías 3D y 4D no sustituyen a las bidimensionales (2D); son complementarias a estas últimas, destacando que con estas sonografías se pueden ver una gran cantidad de defectos, entre estos paladar hendido, labio leporino, agenesia, cuerpo calloso, defectos de extremidades, sistema esquelético, órganos genitales, entre muchos otros.

“Con el desarrollo de modernos transductores de adquisición de imágenes ya es posible la obtención de imágenes 3D y 4D desde el inicio del embarazo. Ahora bien, muchos padres desean ver las facciones de sus criaturas intrautero, sus gestos, y en el intervalo entre las 26 a 30 semanas es cuando mejor se logran esas imágenes”, indica el galeno.

El especialista, quien labora en Imágenes Diagnósticas 5 (Imadi 5), del consorcio Docamed, explica que a través de estas se pueden observar malformaciones con mayor detalle, lo que facilita al médico operador su diagnóstico final  como  dije anteriormente, mejorando el diagnóstico de labio leporino, paladar hendido, micrognatia, malformaciones intracerebrales, esqueléticas, extremidades, etcétera.

Los estudios sonográficos de las distintas semanas que se pueden hacer para descartar problemas, son en el primer trimestre con estudios 3D-4D se logran cortes exactos para la medición de traslucencia nucal y tabique nasal. Durante el segundo y tercer trimestre se demuestran alteraciones como micrognatia, paladar hendido, fisura palatina, defectos del tubo neural, hidrocefalia, trastornos de osificación, entre otros.

El galeno agrega que la ecografía 4D es valiosa para visualizar con mayor detalle problemas que afectan a la piel del bebé, como el labio leporino o la fisura palatina, ya que la evaluación mediante el modo de superficie permite una definición impresionante de la anatomía fetal y por ende el diagnóstico de las patologías mencionadas y de muchas más.

Por otro lado, el doctor concluye que la ecografía doppler o doppler obstétrico es la aplicación del color doppler en el embarazo que permite evaluar el flujo sanguíneo de una vena o arteria. El doppler obstétrico se utiliza en especial en la circulación del cordón umbilical, circulación cerebral y cardiaca fetal. La información que arroja es de mucha utilidad para monitorizar el crecimiento fetal.  

Dice que esta se realiza en cualquier trimestre del embarazo y está indicado en casos de restricción del crecimiento intrauterino, patología cardiaca fetal, sospecha o riesgo de acidosis, anemia fetal o cualquier otra condición que se considere riesgo elevado. No es un estudio rutinario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario